La Cámara de Representantes estadounidense aprobó la renovación de la controvertida ley que permite a las agencias locales de espionaje de realizar interceptación de comunicaciones en el exterior del país.

Se trata de la ley conocida como FISA Sección 702, que expira el 19 de enero y que las autoridades del sector de inteligencia consideran esencial para descubrir intentos de ataques o sabotajes en territorio estadounidense.

Esta normativa se tornó famosa al ser develada por el excontratista de inteligencia Edward Snowden, quien probó que las agencias de espionaje usaban estos mecanismos para vigilar también a ciudadanos estadounidenses, posibilidad que prohíbe la ley.

La renovación fue aprobada por 256 votos a favor contra 164 rechazos. No obstante, grupos de la sociedad civil e incluso legisladores esperaban que la renovación de la ley incluyera mecanismos de protección de los datos de los ciudadanos.

El nudo conflictivo de la ley es el mecanismo por el cual ciudadanos estadounidenses detectados durante el espionaje a extranjeros pueden ser identificados (o, como lo define la normativa, “desenmascarados”).

Por ello fue hilvanado un acuerdo por el que se restringió la capacidad de acceso del FBI a los millones de datos interceptados por las agencias de espionaje sobre ciudadanos estadounidenses.

A partir de esta renovación, los agentes del FBI precisarán de una autorización judicial para utilizar esos datos.

Confusión

Esta ley fue objeto de una enorme confusión causada por el presidente Donald Trump, quien a primera hora de la mañana criticó ásperamente la norma en un mensaje en Twitter.

“¿Es esta la ley que pudo haber sido utilizada (…) para vigilar y abusar de la Campaña de Trump por el anterior gobierno?”, señaló el presidente hablando de sí mismo en tercera persona.

Ante este mensaje diversos legisladores admitieron su confusión sobre la posición de la Casa Blanca, pero, dos horas más tarde, Trump cambió radicalmente de opinión al señalar que era necesaria.

“El voto de esta jornada se refiere a la vigilancia externa para extranjeros en tierra extranjera. ¡Necesitamos de este voto!”, escribió el presidente.

Ahora, esta ley pasará al Senado, donde deberá ser objeto de votación antes del 19 de enero.

En el Senado, sin embargo, la renovación será más difícil y su aprobación requerirá una negociación entre los dos partidos políticos del país.

En la cámara alta, los Republicanos tienen una mayoría mínima de 51 bancas a 49 sobre los Demócratas.

One thought on “Estados Unidos, con licencia para espiar”

Comments are closed.