El equipo colombiano que participa en el Rally Dakar como única tripulación tricolor en la categoría de los autos, dio un paso en su búsqueda por llegar a la meta el próximo 20 de enero en Córdoba, Argentina.

Mauricio Salazar Velásquez (piloto) y Mauricio Salazar Sierra (copiloto) no la han pasado fácil, pero ya se dieron el lujo de no dejarse dominar por el desierto peruano. Ayer transitaban en terriotrio boliviano y eso, para ellos, ya es una ganancia.

Pasada la medianoche del miércoles arribaron a Arequipa después de hacer un enlace de 666 kilómetros y un especial de 268 de la quinta etapa y tras 9 horas 41 minutos 12 segundos, que les permite ubicarse en la casilla 52.

“La sacamos barata, las etapas fueron muy complicadas, con mucha arena, roca y dunas. Se nos rompió el turbo y en dos ocasiones tuvimos dos accidentes, en los cuales nos tragó la arena, por fortuna el carro siempre cayó parado y solo se rompió el parabrisas”, manifestó Salazar Velásquez.

De aquí en adelante, según Salazar Sierra “las pistas se vuelven rápidas y apenas dejan tiempo para echar un vistazo a los numerosos lagos que se encuentran en el trayecto. La entrada al altiplano boliviano exige a los pilotos adaptarse a la altitud, ya que se navega a más de 2.500 metros”, recalcó con optimismo y pensando en que sí se puede llegar a la meta en Córdoba.